Decepcionantes palabras del Papa

Francisco afirma, sin fundamento de ningún tipo, que si los jóvenes gobernaran habría menos guerras en el mundo.

Hace poco el papa hablaba de los «ancianos» y de lo fantástica que es su misión en el mundo, o quizás intentaba adularlos, completametne ajeno, desconocedor o simplemente indiferente a las connotaciones discriminatorias del término «anciano».

Ahora habla de los jóvenes o quiés sabe si, al igual que los demás políticos intenta halagarlos para conseguir sus votos a base de congraciarse con ellos. Nada nuevo. Más adulación para los jóvenes. Más marginación para los mayores. Es parte del tradicional discurso eclesiástico: Jornada Mundial de la Juventud; Jornadas de los jóvenes (católicos) de la UE, etc. Siempre esa adulaciòn constante a los jóvenes. Un Iglesia masivamente abandonada por los jóvenes pero tan patéticamente dependiente de los jóvenes, y siempre dispuesta a congraciarse con ellos a toda costa.

Qué pena que un papa que ha sido tan rompedor en algunas cosas no alcance a a ver más allá, y se limite a repetir clichés, y con ello a afianzar más aún los patrones de discriminación.

Ver la noticia completa en: InfoVaticana.com <<

Compártelo.

Tu colaboración es necesaria.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar