(Publicado en la revista Claves de Razón Práctica Nº 196 año 2008, pp. 40-49)

El Defensor del Pueblo Andaluz en su Informe Anual del año 2003 daba cuenta de la queja de una mujer de 64 años, en la ciudad de Córdoba, a quien por razón de su edad se le había restringido el uso de las instalaciones de un polideportivo municipal, autorizándosele únicamente la participación en un grupo de gimnasia “para la tercera edad.” En su queja al Defensor del Pueblo, esta mujer expone que lleva diez años realizando actividades deportivas en gimnasios privados sin jamás haber tenido ni causado ningún problema. Precisamente, según señala en su escrito, fue la apertura de ese polideportivo municipal lo que motivó el cierre del gimnasio al que solía acudir…

Descargar aquí el documento completo

También puedes acceder al documento pinchando en la imagen.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar