• El paro baja en marzo un 2,8% en Extremadura
  • El personal de servicios a bordo del AVE, llamado a la huelga esta Semana Santa

Un informe de UGT señala que la tasa de desempleados entre mayores de 55 años ha pasado del 5,7% registrado en 2007 hasta el 16,4% en 2016, y concluye que se ha multiplicado por tres en este periodo debido a las reformas laborales de 2010 y 2012.

El informe ‘Mayores de 55 años en el mercado de trabajo español’ elaborado por UGT asegura que este colectivo “ha tenido que aceptar subempleos, temporales y parciales”.

En este sentido, el documento indica que de las 269.700 personas mayores de 55 años que tenían una jornada a tiempo parcial en 2016, en un 52,2% de los casos era involuntario, al no encontrar un trabajo a tiempo completo. Añade que son 32 puntos porcentuales por encima de la tasa de parcialidad involuntaria registrada en 2007.

También señala que, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), entre 2007 y 2016 el número total de desempleados se incrementó un 143% hasta los 4,48 millones, mientras que el colectivo de parados mayores de 55 años lo hizo un 322%, pasando de 137.500 parados en esa franja de edad a 580.130. En el caso de los parados de larga duración, en este colectivo alcanzó el 50,8% en 2007 y se elevó hasta el 76,2% en 2016.

El sindicato también apunta a un descenso de la cobertura de los mayores de 55 años parados, ya que solo el 28,9% de los beneficiaros de prestaciones por desempleo en diciembre de 2016 tenían más de 55 años.

UN 40% MENOS DE PENSIÓN

La situación de desempleo de larga duración que padecen los mayores de 55 años está afectando “negativamente” a su pensión, produciendo una minoración de la cuantía en hasta un 40%, según el informe.

El documento explica que el salario medio bruto anual para esa edad (según la última Encuesta de Estructura Salarial de 2014 del INE) es de 27.360,02 euros, con un porcentaje de cotización total por contingencias comunes del 28,30%.

Así, cada desempleado de más de 55 años deja de cotizar anualmente 7.743 euros, por lo que la Seguridad Social deja de ingresar al año alrededor de 5.984 millones de euros.

UGT atribuyó esta situación a las reformas laborales de 2010 y 2012 y propuso un plan de choque para el empleo con el fin de favorecer su inserción, aumentar su formación y su protección social.

En concreto, el sindicato reclamó planes de sensibilización que incluyan una oferta de servicios públicos de orientación, formación, recualificación e inserción para este colectivo, extender el subsidio por desempleo de mayores de 55 años desde los 52 años hasta la edad de jubilación, un aumento este año de la dotación presupuestaria de los Servicios Públicos de Empleo y una línea de contratos públicos socialmente responsables en los que se priorice la contratación de desempleados mayores de esta edad.

Fuente: Expansión

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar