El argumento más habitual que usan los políticos para justificar las medidas de discriminación por edad es que la tasa de paro entre los jóvenes es considerablemente más alta –más alta cuando más jóvenes- que en el resto de la población. y que por lo tanto, con objeto de paliar ese problema, están justificadas las medidas preferenciales a favor de los jóvenes.

leer más